El 20 de julio del año pasado, durante la instalación de las sesiones ordinarias del Congreso y antes de que Presidente Duque hablara, Ernesto Macías, quien por entonces presidía el Senado, dejó por descuido abierto su micrófono y dijo “Les voy a hacer una jugada a estos de la oposición…” .

La jugada de Macías consistía en impedir que la bancada de oposición hablara después de que el Presidente acabara su alocución:

“Yo digo se decreta un receso y le pido a la oposición que acompañen al Presidente y lo saco de aquí…”.

Este fue el escándalo que se conoció como la jugadita:

“Eso no lo saben… Esa es mi última jugadita como presidente…”

El Consejo Nacional Electoral le otorgó a la oposición, esta semana, el derecho de réplica a la “Jugadita” de Macías, porque esa jugadita fue una violación del estatuto de oposición…

Sobre esto, el senador Jorge Robledo: “Ya está claro que si se violó la norma, que la jugadita no fue una jugadita, que fue una violación flagrante de la constitución y de las leyes de la República…”.

El próximo martes la bancada de partidos de oposición en el congreso se reunirá para definir la forma y el contenido del mensaje que enviarán en uso de los 20 minutos de réplica que les otorgó el Consejo Nacional Electoral y no descartan emprender acciones legales contra el senador Macías:

Antonio Sanguino expresó que: “Ello debería conducir o debería derivar a sanciones disciplinarias y a sanciones penales, porque queda claro que hubo una violación de la ley…”.

Siete consejeros electorales votaron a favor de darle la réplica a la oposición y dos se opusieron, ambos del Centro democrático, el mismo partido de Macías.

No se descarta que la jugadita de Macías tenga consecuencias judiciales.