Una abuela creyó que el lugar más seguro para su hijo era el cuartel donde prestaría el servicio militar, pero con la complicidad de sus superiores sus compañeros le dieron dos palizas que le destruyeron los huesos de la cara y la investigación a los autores del ataque aún no arranca…

Qué tal esto.