La Misión de Observación Electoral, MOE, que le hace seguimiento a todas las elecciones populares en Colombia, ha detectado que la compra de votos en segunda vuelta presidencial es casi una costumbre en el país.