La paciente número uno de Colombia descubrió su enfermedad por pura casualidad y, desde una unidad de urgencias, fue trasladada a su casa. Su familia, sus vecinos y los amigos que visitó desde su regreso de Italia están en pruebas.