Paradógica mente, un testigo de que las FARC podrían estar diciendo la verdad sobre el magnicidio es su enemigo acérrimo José Obdulio Gaviria.

El senador Gaviria era hace ocho años columnista de El Tiempo y, como tal, escribió dos comentarios sobre el libro secreto de Marulanda que había obtenido de inteligencia militar pero la noticia se le pasó sin que se diera cuenta.