La matanza que los policías ejecutaron de los presuntos milicianos que habían capturado, se conoció como la masacre de Mondoñedo, porque en ese sitio aparecieron los cuerpos calcinados.

Esa masacre, cometida hace 23 años, vuelve a tomar actualidad porque según Losada, cuando los agentes del estado la cometieron, por ocultar su delito, ocultaron las pistas que llevaban a identificar a las FARC como autoras del magnicidio.