Un grupo de ambientalistas de Bogotá grabó y conectó a una aplicación los sonidos de la naturaleza de varios puntos de la ciudad, para que cibernauta pueda escucharlos con la tecnología al alcance de sus manos.