Para el primer aniversario de sus héroes, la Escuela de Cadetes había solucionado los problemas de seguridad que permitieron el atentado de hace un año, pero los familiares aún esperan las respuestas sobre la investigación judicial.