Antes de que la Policía decomisara un arsenal que iba para la Guajira para armar a un grupo de venezolanos golpistas, el gobierno colombiano ya sabía que un general de ese país estaba organizando el plan.

Así lo han admitido los militares de ese país, en declaraciones ante la Fiscalía en las que detallan el plan, sus partícipes de Venezuela, Estados Unidos y Colombia y la forma en que accedieron a sus recursos.