La polémica propuesta presidencial de centralizar las cifras de asesinatos de líderes en la Fiscalía coincidió con la presentación de un informe sobre el aumento de los crímenes contra defensores de derechos humanos de Human Rights Watch.