La polémica nacional por la propuesta de Duque de centralizar las cifras de asesinatos de líderes en la Fiscalía alarmó también a Estados Unidos.

El nuevo gobierno de Joe Biden, que tiene énfasis en la protección de derechos humanos, manifestó su preocupación por esa instrucción y lo mismo hizo el nuevo presidente del Senado, el senador Patrick Leahy.