La imputación a los dirigentes de las FARC por crímenes de lesa humanidad en la JEP no acerca, sino que aleja la intervención de la Corte Penal Internacional.

Según el exministro de Justicia y coautor del acuerdo, muestra que sí serán juzgados en Colombia esos crímenes de lesa humanidad, y, además, no tienen efecto sobre las curules que hoy ocupan los excombatientes imputados.