La JEP sorprendió esta semana al país con la imputación de dos crímenes de guerra y de lesa humanidad a los miembros del secretariado de las antiguas FARC: toma de rehenes y limitaciones graves a la libertad.

Lo que no se ha difundido con el mismo énfasis es que todos los actores de la guerra serán investigados y juzgados por la JEP y que, por tanto, también habrá imputaciones contra los militares comprometidos en los falsos positivos.