Las ayudas hacia San Andrés y Providencia continúan llegando desde el continente, pero también continúan creciendo los reclamos de los raizales porque su situación no mejora.