Aunque todavía no llega la información porque las antenas de comunicación fueron destruidas, se sabe por islas vecinas que Providencia y Santa Catalina sufrieron el impacto del huracán Iota, que en menos de 24 horas pasó de categoría uno a cinco.

Se sabe que hay destrucción generalizada en la isla Providencia y que los vientos tumbaron casas, paredes y árboles, pero se desconoce la afectación directa sobre la vida de sus cinco mil habitantes.