Hasta el martes de la semana pasada los equipos jurídicos que apoyan el paro habían reportado la detención de 1.051 personas, cuyos casos individuales están detallados en una denuncia penal que presentarán mañana.

El informe las califica como detenciones arbitrarias y sostiene que los detenidos han sido sometidos a torturas físicas y psicológicas y a tratos denigrantes.