La Sala Penal de la Corte Suprema revisó en última instancia el fallo que condenó a Aida Merlano a quince años de prisión. Le rebajó cuatro a su pena, pero en cambio dejó explícito que ella era una especie de líder de la corrupción electoral.