La localidad de Kennedy, en Bogotá, volverá al confinamiento como en la última semana de marzo y será objeto de una estricta vigilancia epidemiológica, según lo anunció esta tarde la alcaldesa Claudia López.

La policía y el Ejército se encargarán de que nadie rompa el aislamiento y pueda así disminuir la velocidad del contagio, pero si esto no sucede, aun podrá ordenarse el toque de queda en toda la localidad.