Mientras la opinión pública conocía del papel del general Ernesto García en las chuzadas y perfilamientos ilegales del Ejército, el fiscal general sacaba a la novia de éste de la Dirección Anticorrupción de la Fiscalía y nombraba en su lugar al fiscal al que no le avanzan los casos de corrupción de Buga.

Este sería el tercer director anticorrupción de la Fiscalía desde febrero pasado, el primero le duró dos días, la novia del general dos meses y ya se cuestiona al nuevo encargado, Alirio Calderón.