Un grupo de niños colombianos que con la tecnología al alcance de sus manos cree haber encontrado una solución para el trancón de Estambul, está listo para competir con su invento en Estados Unidos.