Como cada vez que un bien cambia de manos hay que pagar un IVA, para salvar la economía de bolsillo es mejor comprar en tiendas mayoristas.