Caos y revuelta sin liderazgo en Sri Lanka: derrotado el gobierno

No menos de cien mil esrilankeses que protestaban en la puerta de la Casa Presidencial entraron en ella y se tomaron a sus anchas el palacio. Mientras el Ejército llamaba a la calma los manifestantes se revolcaron en la cama presidencial, se bañaron en su piscina y consumieron todo su mercado, antes de incendiar el palacio.