Los argumentos que presentó la Fiscalía para justificar la detención de tres dirigentes campesinos no pasaron de la descalificación de su trabajo comunitario como falsa política, pero no mostró evidencia alguna de la relación con el ELN que pretende imputarles.

En el caso de uno de ellos, el coordinador agrario del movimiento Marcha Patriótica, la Fiscalía volvió a citar en su contra al mismo testigo que un juez declaró falso cuando lo absolvió hace nueve años.