La capacidad de hacer sus clases virtuales es ahora un requisito para la acreditación de alta calidad de las universidades en Colombia, que además cambió en el tiempo por el cual se les certifica.