Los simios y sus congéneres humanos son los únicos animales que se tocan la cara… De ahí la importancia de un invento en Canadá, que le advierte a su usuario que podría estar contagiándose con sus manos.