Las noticias de las muertes de la pandemia, el cierre del mercado de Bazurto y la lluvia de hoy, crearon en su conjunto un paisaje solitario que Cartagena no había visto desde que comenzó la emergencia sanitaria.