En dos meses y una semana, la directora de la Unidad de Servicios Carcelarios y Penitenciarios, Lissete Fernández, sin que ninguno de ellos sirviera para frenar la pandemia entre rejas… Esta semana presentó su renuncia.