Aunque el país y el gobierno reflexionan aún sobre la muerte de Javier Ordóñez y la jornada de indignación que le siguió, en las fuerzas armadas hay quienes siguen en las mismas, abusando de su poder armado sobre civiles indefensos.