Marchando desde diferentes puntos del país, llegaron a Bogotá cerca de 1.500 excombatientes de las antiguas FARC y después se reunieron en la plaza de Bolívar.

Ellos dicen que jamás volverán a tomar las armas, pero que tampoco quieren convertirse en un partido exterminado como la Unión Patriótica.