Las organizaciones nacionales e internacionales dedicadas a constatar las denuncias sobre masacres, asesinatos y amenazas en el país, reaccionaron al anuncio de Duque y, abiertamente afirmaron, que las cuentas oficiales no son confiables.