La acumulación de cuerpos Covid en Bogotá, en los últimos días, no ha copado, pero sí ha estresado la capacidad de la capital para cremarlos… Por eso ha sido necesario instalar furgones con refrigeración, que puedan servir como contenedores de ataúdes.

Cada uno de los cementerios públicos de la capital cuenta con un furgón aparcado frente a sus capillas y hornos, mientras hay cupo para incinerar los cuerpos.