Pese a los llamados de la comunidad nacional e internacional de derechos humanos al Estado colombiano para que proteja de los asesinos a los líderes sociales, la matanza continúa: tres más murieron bajo las balas, dos en el Cauca y uno en Antioquia.