Después de dar a conocer el maltrato del que había sido objeto por parte de un miembro de la familia que monopoliza la política y el comercio en Barranquilla, una mujer supo que su expareja tenía otras víctimas. 

Ella ha recibido información que da cuenta de que ese poder político y económico ha sido utilizado para impedir que otros ataques de él se conviertan en reclamo judicial.