La Policía de San José del Guaviare testificó el ataque armado y las lesiones que un sargento que vestía de civil le ocasionó a un reportero local. Pero, a pesar de la flagrancia, dejó ir sin siquiera identificarse al militar.