La mitad de los equipos que la Aeronáutica Civil adquirió en 2017 para la seguridad aérea de El Dorado y sus rutas sigue en las bodegas sin instalarse porque cuando los compraron no estaba la planta telefónica que necesitaban.

El contrato está en la mira de la Procuraduría porque ya feneció, pero se necesita otro contrato para instalarlos ahora que se va a obtener la central telefónica que necesitaban.