Seis dirigentes sociales de Bogotá y Arauca fueron capturados por la Policía al amanecer de la pasada jornada de protesta. Los acusan de tener nexos con las disidencias de las FARC.

Uno de ellos es el hijo de un defensor de derechos humanos que fue perseguido por denunciar una reunión del entonces candidato Álvaro Uribe con paramilitares del Magdalena Medio y un defensor de la sustitución de cultivos.