El exdirector de la Policía y nieto de su fundador, general Luis Ernesto Gilibert, dice que fue una eventualidad en el uso de la escopeta calibre doce la que generó las órdenes de la Sala Civil de la Corte y que lo que se necesitan son protocolos contra los violentos.

Los policías no comparten las interpretaciones de la Corte según las cuales la violencia, los tratos crueles y la estigmatización de quienes protestan es un comportamiento sistemático del ESMAD.