La tutela que la sala civil de la Corte Suprema les concedió a 49 ciudadanos y varias organizaciones para acceder sin temor a las manifestaciones públicas, terminó en catorce órdenes al poder ejecutivo que éste, hasta el momento, o no ha cumplido o ha eludido cumplir.

El ministro Trujillo dijo que ya había pedido perdón, diez días antes de las órdenes de la Corte y la presidencia de la República publicó sólo la primera página de la sentencia, en vez de su texto entero como lo pidió el alto tribunal.