93 firmantes del acuerdo de paz terminaron su traslado desde Ituango a Carepa, Antioquia, en lo que el gobierno entiende como un traslado y ellos como un desplazamiento forzado.

Ellos consideran que el gobierno les incumplió al no garantizar su seguridad en Ituango, como, según ellos, ha incumplido otras promesas de la paz.