En el pico más alto del contagio la Academia de Medicina conceptúa sobre su manejo público de una manera que parece más política que la de los médicos que lo enfrentan.

En su comunicado, la Academia de Medicina se opone al confinamiento total y aboga por aceptar la autoridad presidencial, mientras que los especialistas en los hospitales piensan que las medidas deben ser más drásticas y que su opinión debe prevalecer sobre la de los políticos.