El ESMAD ahora golpea sin piedad a su nuevo enemigo, el Covid-19. Sus tanquetas, 50 de sus hombres y un batallón, limpiaron las paredes y pasajes de la central de abastos de Bogotá.