La pandemia ha significado la liberación de contenidos digitales que antes eran pagos y de escasa audiencia. Las radionovelas clásicas de los años 70 y 80 hacen parte del menú.