Las torturas y asesinato de cinco jóvenes en Cali y el estallido de una granada, que dejó varios lesionados, conmocionaron al país y produjeron un llamado de auxilio de las autoridades locales a las nacionales.

Esta semana visitaron Cali, el Ministro de defensa y el General Zapateiro, comandante del Ejército y allí anunciaron el aumento del pie de fuerza y militarización de un sector de la ciudad.