En Cali domina el estupor por la masacre de cinco niños en un barrio deprimido del norte de la ciudad.

Presuntos policías y obreros con machetes ensangrentados fueron vistos saliendo del cañadulzal en el que fueron los asesinados cinco niños, pero no hubo acciones policiales para identificarlos o capturarlos ese día.