Bogotá, que en este momento tiene 113 personas diagnosticadas con el coronavirus, dispone de 12 mil camas de hospital, pero sólo de 970 con soporte ventilatorio, que es lo que necesitarán los enfermos críticos.

Por eso en la ciudad el confinamiento es más necesario pues el número de enfermos críticos, como en todos los demás países, tiende a superar la disponibilidad de la atención médica, aún después del plan de choque que organiza la Secretaría de Salud.