Un fenómeno meteorológico hizo trepar las concentraciones de partículas dañinas en el aire de Bogotá hasta niveles peligrosos para la salud humana. Y la lluvia de esta tarde nos dio un respiro.