Como los pacientes del síndrome de morquio, una enfermedad rara que produce deformaciones genéticas, se triplicó en un año, la Contraloría hizo un informe en el que llama a responder a EPS, IPS y pagadores de los tratamientos.

La asociación de genetistas asegura que se descubrió un vector que podría haber pasado la enfermedad y se ubicaron a sus descendientes, lo que explicaría el crecimiento de casos.