El alcalde de Soacha, al sur de Bogotá, lleva tres meses negándose a conocer los casos de violencia policial con muertos que ocurren en su municipio, a pronunciarse sobre el comportamiento policial y a apoyar a las víctimas.

Pero los familiares de las víctimas de al menos diez personas muertas en custodia y por cuenta de la Policía allí insisten en que la alcaldía les debe una respuesta desde septiembre pasado mientras siguen aumentando los casos.