Por lo menos un centenar y medio de víctimas del conflicto armaron campamento frente a la embajada de Noruega en Bogotá, para pedirle a la misión diplomática que averigüe qué pasó con la plata que ellos dieron para implementar la paz.