Lo acaban de ver ustedes en la imagen del día: la tortura a un presunto ladrón por parte de dos auxiliares que prestaban servicio en la Policía.

Increíblemente los auxiliares que deben tener sólo entre 20 y 21 años, sin mediar motivo y cuando el hombre se encontraba reducido en el piso empezaron a prenderle fuego a su pelo y a golpearlo.